Apoderamiento Apud Acta

APODERAMIENTO APUD ACTA

Cuando iniciamos un procedimiento judicial en el que es necesaria la intervención de Procurador, como es el caso de acogernos a la Ley de Segunda Oportunidad, es necesario que le apoderemos. El Procurador es una figura prevista en el Ordenamiento jurídico que tiene como función representarnos ante los Tribunales. El Abogado nos defiende y el Procurador nos representa, es decir, es un intermediario entre nosotros y los Tribunales. Presenta los escritos que le remite el Letrado en nuestro nombre y recibe también en nuestro nombre todas las notificaciones.

Ahora bien, para que el Procurador pueda representarnos es necesario que el apoderemos. Ese apoderamiento se puede llevar a efecto de la siguiente forma:

  • Haciendo una escritura publica de apoderamiento ante Notario
  • Por comparecencia presencial en la oficina del juzgado
  • Telemáticamente a través de la Sede Judicial Electrónica

El poder Notarial tiene un coste aproximado de 75 euros mientras que, por su parte, el apoderamiento telemático o presencial es gratuito. Se puede hacer no sólo a favor de Procurador sino también a favor de Abogado

El Servicio de Apud Acta permite dar de alta apoderamientos de manera telemática. Se denomina Apud Acta al apoderamiento realizado ante Letrado de la Administración de Justicia, este apoderamiento es totalmente gratuito y puede obtenerse por comparecencia ante el Letrado de Administración de Justicia de cualquier oficina judicial o bien mediante la Sede Judicial Electrónica siempre que dispongamos de un método de acreditación de la identidad como Cl@ve, DNI electrónico o Certificado Digital de persona física.

El apoderamiento se puede realizar:

  • Para un procedimiento en concreto
  • Para una determinada clase de procedimiento
  • En cualquier actuación judicial

Además, el apoderamiento se puede establecer con una duración temporal determinada.

Los pasos para realizar el apoderamiento de forma telemática son sencillos y los podemos resumir en cuatro fases:

Dentro del propio apoderamiento se pueden explicitar también el tipo de facultades que vamos a otorgar, pudiendo ser facultades generales o especiales, según se establece en la Ley de Enjuiciamiento Civil (Ley 1/2000, de 7 de enero de 2000):

  1. El poder general para pleitos facultará al procurador para realizar válidamente, en nombre
    de su poderdante, todos los actos procesales comprendidos, de ordinario, en la tramitación de aquéllos.
    El poderdante podrá, no obstante, excluir del poder general asuntos y actuaciones para las que la ley no exija apoderamiento especial. La exclusión habrá de ser consignada expresa e
    inequívocamente.
  2. Será necesario poder especial:
    1º Para la renuncia, la transacción, el desistimiento, el allanamiento, el sometimiento a
    arbitraje y las manifestaciones que puedan comportar sobreseimiento del proceso por
    satisfacción extraprocesal o carencia sobrevenida de objeto.
    2º Para ejercitar las facultades que el poderdante hubiera excluido del poder general,
    conforme a lo dispuesto en el apartado anterior.
    3º En todos los demás casos en que así lo exijan las leyes.
  3. No podrán realizarse mediante procurador los actos que, conforme a la ley, deban
    efectuarse personalmente por los litigantes.

Es importante tener en cuenta que el apoderamiento requiere de la firma del interesado, por lo que, si lo vamos a realizar de forma telemática, antes de iniciar todo el proceso debemos asegurarnos de que tenemos instalado el software de firma electrónica Autofirma más reciente.

Este apoderamiento al Procurador que nos va a representar en nuestro Procedimiento es uno de los requisitos que debemos cumplir para acogernos a la Ley de Segunda Oportunidad. Si quieres conocer más sobre el resto de requisitos o quieres saber si puedes acogerte a esta Ley, consulta con nuestros abogados sin ningún compromiso.

Comparte el artículo en tus Redes Sociales

Publicaciones Similares