Ley de Segunda Oportunidad

CONSECUENCIAS DE LA LEY DE SEGUNDA OPORTUNIDAD

La Ley de Segunda Oportunidad es un mecanismo legal que permite a las personas físicas en situación de insolvencia, es decir, que no pueden hacer frente a sus deudas, obtener la cancelación de las mismas y tener la oportunidad de empezar de cero su vida sin cargas económicas, siempre y cuando cumpla con los requisitos necesarios para acogerse a esta Ley.

Este procedimiento de Segunda Oportunidad tiene ciertas consecuencias desde el momento en que se inicia mediante la presentación por parte del representante legal del deudor de la correspondiente solicitud ante el Juzgado de lo Mercantil.

A partir de ese momento, las deudas que tuviera el deudor dejarán de ser exigibles, es decir, no tendrá la obligación del pago de las deudas.

Se interrumpe igualmente la aplicación de intereses y recargos sobre el impago de las deudas. Al dejar las deudas de ser exigibles lo es también la aplicación de intereses y recargos sobre el impago de las mismas.

En el caso de que exista alguna ejecución de embargo, ésta quedará también paralizada. Incluso si el procedimiento de reclamación de deuda todavía no ha llegado a la fase de embargo, quedará suspendido sin llegar a dicha fase.

El Procedimiento de Segunda Oportunidad tendrá una duración menor o mayor hasta la obtención del BEPI en función de si se trata de un Concurso sin Masa o si se opta por una exoneración con plan de pagos.

Una vez finalizado el proceso de la Ley de Segunda Oportunidad, el deudor puede obtener la exoneración del pasivo insatisfecho y cancelar la totalidad o gran parte de sus deudas, con la excepción de aquellas deudas no exonerables o las Deudas Públicas que superen el límite de exoneración fijado en la Ley. En cualquiera de los casos, el deudor se encontrará con una reducción importante de su deuda, que le permitirá retomar el control de su vida sin esta carga económica.

La cancelación de las deudas es el principal beneficio de la Ley de Segunda Oportunidad, pero existen otras consecuencias igualmente positivas y relevantes una vez se finaliza la fase judicial:

Posibilidad de volver a solicitar préstamos y productos financieros. La eliminación de las deudas, total o parcial, implica una mejora significativa en la situación financiera del deudor, lo que aumenta su capacidad de pago y, por lo tanto, su solvencia ante las entidades financieras y crediticias. A esto ayuda también el hecho de que el deudor, a partir de este momento, deja de ser considerado como moroso.

Salida de los ficheros de morosidad. Una vez que se cancelan las deudas, es obligatorio que los datos del deudor salgan de los ficheros de morosos (como el ASNEF o RAI). Una vez obtenido el BEPI, el deudor podrá solicitar con este documento el borrado de todos sus datos en dichos ficheros de forma inmediata.

Cese de acoso de acreedores. Tras obtener la exoneración de la deuda, los acreedores no podrán continuar demandando sus impagos, con lo que deberán cesar con el acoso al que tengan sometido al deudor.

Hay que tener en cuenta que, una vez obtenida la cancelación de deuda, existe la posibilidad de sea revocada en los siguientes cinco años. Esto puede ocurrir si se descubre que el deudor había ocultado bienes o ingresos al solicitar la cancelación o si se demuestra que el deudor ha incurrido en una mala fe. También puede darse ante el incumplimiento del plan de pagos en el caso de que se haya optado por esta modalidad de exoneración para conservar parte del patrimonio.

Una vez finalizado este plazo, la exoneración será definitiva y no habrá posibilidad de revocarla.

La Ley de Segunda Oportunidad es un mecanismo legal que puede ayudar a las personas físicas que se encuentran en situación de insolvencia a empezar de nuevo. Sin embargo, es importante tener en cuenta que este proceso es complejo y que requiere el asesoramiento de un abogado especialista en Ley de Segunda Oportunidad si queremos tener éxito y obtener la exoneración de nuestra deuda.

En el despacho de Date una Segunda Oportunidad contamos con muchos años de experiencia en Ley de Segunda Oportunidad para asesorarte y acompañarte en todo el proceso legal.

Comparte el artículo en tus Redes Sociales

Publicaciones Similares